Microfiber Product Care

Cuidado del producto de microfibra

La microfibra se refiere a fibras sintéticas que miden menos de un denier. Esto significa que una sola microfibra es aproximadamente 200 veces más pequeña que una sola hebra de cabello humano. Cuando la microfibra de alta calidad se combina con el proceso de tejido adecuado, se crea un material de limpieza muy eficaz. Los productos de microfibra pueden absorber y retener contaminantes de la superficie, incluidos polvo, líquidos y bacterias. Según las pruebas, el uso de microfibras para limpiar superficies puede reducir la cantidad de bacterias en un 99%, mientras que los materiales de limpieza convencionales solo las reducen en un 33%.

Instrucciones de lavado

Paso 1: separe los productos de microfibra de otras telas. Mezclar hará que las microfibras se contaminen con exceso de pelusa.
Paso 2: lavar con agua tibia como máximo. La microfibra tiene un punto de fusión de 140°. Utilice un detergente líquido suave sin colorantes, aromas ni suavizantes. Para una máxima desinfección, recomendamos agregar una pequeña cantidad de lejía a la solución (<10%) para matar las bacterias en las toallas. Cabe señalar que la lejía acortará la vida útil de las toallas. Sin embargo, una pequeña cantidad de lejía sólo afectará levemente la vida útil del producto. Utilice el ciclo de enjuague adicional cuando esté disponible.

Instrucciones de secado

Se prefiere el secado al aire. Si se seca a máquina, secar en secadora (temperatura máxima 140 °F). No utilice toallitas para secadora.

Productos de microfibra rojos

Debido a la gran cantidad de tinte necesaria para colorear los productos de microfibra rojos, siempre se recomienda lavar previamente todos los productos de microfibra rojos antes de usarlos. El prelavado ayudará a prevenir el sangrado excesivo de los productos de microfibra durante su uso. En general, entre 5 y 10 ciclos de lavado eliminarán la mayor parte del exceso de tinte, aunque el uso de productos químicos agresivos siempre dejará la posibilidad de que se desangre más.

Regresar al blog